Saltar al contenido
Documentalistas

El expurgo en bibliotecas

octubre 28, 2019
expurgo libros

¿Qué significa expurgar?

Es la selección de varios documentos de la colección de una biblioteca para retirarlos definitivamente y así renovar la colección.

¿Qué les puede pasar a los documentos seleccionados para la retirada?

  • Donación a otros centros.
  • Regalo / venta al público de la biblioteca.
  • Destrucción física.
  • Pueden llevarlos a otro lugar de almacenamiento.

El expurgo es una operación biblioteconómica compleja, tabú entre gran parte de los bibliotecarios.

La necesidad del expurgo es la de que la calidad debe primar sobre la cantidad y que una biblioteca se debe especializar y adecuar al fin que sirve.

Una biblioteca que tenga en sus estantes más volúmenes que otra biblioteca, no significa que sea más completa.

¿Cuáles son las ventajas de realizar un expurgo?

-Ahorrar espacio.

-Ahorrar dinero. 0€ en gasto de mantenimiento en las obras eliminadas.

-Mejorar el acceso a los materiales. Las estanterías llenas a rebosar hacen perder tiempo al que busca un libro preciso y al personal encargado de colocarlos.

– Mejora del aspecto general: la sustitución de libros sucios, deteriorados o feamente encuadernados mejora el aspecto de las estanterías y hace más atractiva la biblioteca.

– Actualización de los fondos, fiabilidad de la información. Esta puesta al día permanente acrecienta la fiabilidad de la colección ante el público.

Criterios para realizar el expurgo

Es preciso considerar:

-Los objetivos de cada biblioteca.

-El presupuesto para la compra de nuevos ejemplares.

-El grado en el que la biblioteca funciona como un archivo conservador de fondos.

-La relación de cada libro en particular con otros sobre la misma materia.

Otros criterios:

1) Duplicados.

2) Ejemplares regalados y no solicitados.

3) Libros que han perdido su actualidad, especialmente en ciencias.

4) Ediciones sobrepasadas.

5) Libros estropeados y en malas condiciones.

6) Volúmenes que no se usan.

7) Publicaciones periódicas carentes de interés.

Reflexión final sobre la expurgación:

Una biblioteca escolar o pública debe dar servicio y no conservar, reservándose este cometido a la Biblioteca Nacional o a las bibliotecas centrales de depósito, donde éstas existan.

La operación del expurgo debe ser realizada bajo la responsabilidad del bibliotecario responsable de las adquisiciones.

La mayoría de los bibliotecarios son reacios a realizar expurgaciones en sus bibliotecas y estás suelen ser sus excusas:

«Estoy orgulloso de tener una amplia colección de libros que ofrecer al público». Si, pero es más importante la calidad que la cantidad.

«Si retiro ese libro, mañana me lo van a pedir» Puede ser, pero eso es muy raro. Lo más frecuente es que el público reclame los libros recientes, los que todavía no se han adquirido.

«Si elimino un libro porque no se utiliza, ¿ no es reconocer públicamente que he cometido un error al comprarlo? « ¿Y qué? Todo el mundo puede equivocarse.

«¿La eliminación no es un despilfarro de fondos públicos? « No. La eliminación es una operación constructiva, que mejora la actuación y resultados de la biblioteca.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial